Blog

La unidad en la lucha es el secreto para que las mujeres y niñas conquistemos nuestros derechos

Mara Muñoz

mara@observatoriojusticiayddhh.org

El país de las auroras boreales cuenta con un equitativo sistema de bajas para el padre y la madre. El hombre debe cogerse, obligatoriamente, tres meses para cuidar a su bebé, y lo mismo ocurre con la mujer. Quedan otros tres meses restantes que se negociarán entre ellos. Pero, incluso, aunque una madre quisiera juntar ella sola los nueve meses completos, la ley no se lo permitiría.

La medida no solo hace que los padres puedan pasar más tiempo con sus retoños y aprendan y compartan su cuidado; sino que fomenta la no discriminación en las empresas a la hora de contratar personal femenino en edad fértil, porque no va a recaer en ellas toda la baja por maternidad…

Pero las leyes de Islandia a favor de la igualdad no se han conseguido de un día para otro sino a base de lucha. Las mujeres han hecho huelgas en numerosas ocasiones, la más sonada y que sentó precedente fue la del 24 de octubre de 1975, conocida como el ‘día libre’ de las mujeres y secundada por el 90% de la población femenina. En lugar de ir a la oficina, dedicarse a las labores del hogar o a cuidar de sus hijos, tomaron las calles de Islandia para manifestarse por la igualdad de género y paralizaron el país por completo. Bancos, fábricas y tiendas tuvieron que cerrar, al igual que las escuelas y las guarderías, dejando a muchos padres sin más remedio que llevar a sus hijos al trabajo.